Tuesday, March 6, 2012

Sánchez asegura que el presupuesto municipal de 2012 beneficia a los bancos y no a los proveedores

Los socialistas apoyan el Real Decreto-Ley para las empresas dispongan de liquidez porque el mejor crédito a una empresa es que le paguen

El concejal del grupo municipal socialista Pedro M. Sánchez ha asegurado hoy que el presupuesto municipal aprobado para 2012 “beneficia a los bancos y no facilita el pago a las empresas proveedoras de servicios para el Ayuntamiento de Valencia”.

Así lo ha asegurado en la rueda de prensa en la que ha analizado las consecuencias del Real Decreto sobre el pago a los proveedores de las entidades locales y en la que ha explicado que la deuda del Ayuntamiento de Valencia con los bancos a 31 de diciembre de 2011 ascendía de 890 millones de euros, mientras que las facturas pendientes a finales del cuarto trimestre de 2011 eran 3.313 y sumaban 189,80 millones de euros. Así, ha asegurado que “el total de lo que debía la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, a finales de 2011 eran 1.079,80 millones de euros”.

Las facturas en los cajones de los 8 expedientes de reconocimiento de crédito de 2011 ascendieron a 124,32 millones de euros; el reconocimiento de obligaciones desde 2006 a 475,92 millones de euros; los intereses de demora pagados en 2011 por el retraso en el pago de facturas a 5,5 millones de euros; los intereses de demora abonados entre 2008 y 2011 a 18,2 millones de euros”, ha precisado.

Sánchez ha indicado que en 2012 “pagaremos 375.000 euros al día para devolver la deuda a los bancos y se invertirán solo 92.547 euros”. “Si no se hubiese despilfarrado y si no nos hubiesen endeudado tanto, hoy la situación sería mejor para afrontar la crisis en la ciudad de Valencia”

Respecto al Real Decreto-ley ha asegurado que los socialistas apoyan “las soluciones para que las empresas dispongan de liquidez porque el mejor crédito a una empresa es que le paguen “. No obstante, ha propuesto que en la fase de redacción del mismo se contemple que “el plazo para la devolución del préstamos nos sea inferior a diez años y tener una carencia de dos años”.

Además, ha indicado que el tipo de interés “debería estar cerca del 1 por ciento, que es al que presta el Banco Central Europeo las entidades financieras” y “beneficiario final de la operación debe ser el proveedor con facturas pendientes, no las entidades financieras”. “No admitimos la posibilidad de que una quita sea el criterio para hacer prevalecer el pago de unas facturas sobre otras porque este sistema beneficia a las grandes empresas, pero no a los autónomos o las PYMES”, ha matizado.



Respecto a los criterios de prioridad para el pago, el concejal socialista ha propuesto que sean las “PYMES y los autónomos, las empresas pequeñas antes que las de mayor capacidad financiera, las que presten servicios públicos esenciales, las que tengan pendiente de pagar al personal prestado de dichos servicios”.

En cuanto a los planes de ajuste contemplados en el artículo 7, ha afirmado que el “protagonismo debe recaer en los alcaldes/alcaldesas como máximo responsables políticos de los Ayuntamientos, el interventor debe limitarse a cumplir las funciones que establecen las leyes”. “Está claro que esta medida es un ejemplo de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no confía en gestores como Rita Barberá”, ha advertido.

“Los planes de austeridad del PP en Valencia en 2009 se saldó con un aumento del gasto del 42,44 por ciento y en 2010 se tradujo en un aumento del gasto del 6,96 por ciento. En el 2011 no hubo plan de austeridad”, ha argumentado.

Por lo que respecta a las deudas de otras administraciones con los entes locales, Sánchez ha explicado que el “impago de los Ayuntamientos está condicionado en muchas ocasiones por el impago de transferencias de otras administraciones a los Ayuntamientos”. A modo de ejemplo, ha advertido que la Generalitat “debía a 30 de noviembre 40 millones de euros al Ayuntamiento de Valencia, 18 millones de ejercicios cerrados y 22 millones de 2011. La Diputación debía 600.000 euros del Plan de Núcleos”.

El edil socialista ha propuesto que el Gobierno “debe afrontar la financiación local definiendo el cuadro de competencias para evitar la carga que supone a los entes locales el coste de las competencias impropias”. Así, ha indicado que “debe tener en cuenta las propuestas de los entes locales a través de la FEMP, como se acordó en la Junta de Gobierno del pasado 29 de febrero”.

Entre estas se encuentra que medidas como que los créditos deben contemplar una carencia asumible por los ayuntamientos; el tipo de interés debe ser inferior al coste de mercado; los interventores no deben ser los responsables de los planes de ajuste; el resto de administraciones públicas deben tener posibilidad de ponerse al día con los pagos pendientes a los ayuntamientos y resto de entes locales.

Pedro M. Sánchez ha hecho hincapié en que el Ayuntamiento de Valencia “tiene que acogerse a este nuevo real decreto por la mala gestión de Rita Barbera en Valencia, caracterizada por el despilfarro y el endeudamiento en las épocas de bonanza económica”. “El argumento del equipo de gobierno durante años ha sido que el PP en Valencia pagaba tarde, pero pagaba. Pues ahora ni eso, porque la propuesta del PP es que lo que le deben a las empresas igual no lo pagan, o le pagan solo una parte”, ha concluido.



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE